lunes 23/5/22

Entrevista a Luck: "Hemos conseguido dar un cambio. Y yo estoy encantado, estoy enamorado otra vez con mi música"

Hace unas semanas bajamos a Valencia  y charlamos con un rookie que viene pisando fuerte. Con un sonido innovador  y un característico timbre de voz, Luck se está haciendo hueco rápidamente en un panorama con el que conecta fácilmente. 
Luck
Luck

Luck es uno de esos jóvenes artistas, que pese a todas las dificultades de estos dos últimos años, ha sabido hacerse notar en el panorama a base de música de muy buena calidad, y de un sonido propio e inconfundible. 

Seguimos al valenciano desde la salida de su álbum debut, Rookie Luck, y estamos encantados con su música desde el minuto uno. Por eso, ha sido un auténtico placer hablar con el por fin. 

Entrevistamos a Luck y hablamos con el sobre innovación, sobre el proceso de crecimiento como artista en el panorama actual, y sobre todo lo que está por llegar. 

P – Yo ya te escucho desde hace un tiempo, cuando lanzaste Rookie Luck, y esta entrevista me hacía mucha ilusión por eso y porque también eres un artista podríamos decir que está en una situación emergente.

Tienes dos discos, un grupo de seguidores fuerte, pero creo que podríamos decir que estás en una etapa de crecimiento y además de crecimiento fuerte.

Creo que precisamente a partir de la salida de Rookie Luck fue el momento en que empezaste a sonar ya a nivel nacional. El momento en que a mí y más gente como yo nos llegó tu música.

Antes de eso, tenías varios singles. No sé si tenías trabajos anteriores y los borraste ...

Luck - Hay poca gente que lo sabe, poca de la gente que me sigue ha llegado a hacer un research tan profundo, pero algunos han encontrado un disco que yo grabé en los inicios de mi carrera musical.

Son letras que yo escribí con 15 o 16 años, y que grabé a raíz de encontrarme con mi grupo. Uno de ellos es técnico de sonido y tiene un Home Studio.

Así es como comencé mi carrera musical ... No buscando ser profesional, porque en aquel momento no acompañaban ni los números ni las actuaciones ni nada de eso. Pero sí que tenía un trabajo escrito en casa de muchísimas letras, que cribamos para grabar un disco que se llama XXII, y que está en un canal que murió en el momento en que formamos este colectivo.

Son siete temas que están por ahí flotando.

P – Es que me parecía interesante saber esto, porque una de las cosas que más me sorprenden de ti es el sonido que tienes. Es muy profesional desde el minuto uno, incluso en los primeros singles tuyos que he escuchado.

La calidad de sonido es muy buena, la habilidad lírica es muy buena ... No suena a alguien que está empezando. Entonces, como no encontraba nada anterior, la pregunta era ¿Cómo lo has hecho para sonar tan bien desde el minuto cero?

Luck – A ver, puede sonar a ego del rapero, pero aunque sean temas que grabe con 15-16 años, y el sonido no es tan bueno porque sí que están grabados de forma no profesional, pero desde el inicio, hemos mantenido una política de: Si no es lo mejor que tienes, no lo saques.

Si no te convence, o te hace pensar que de aquí no puedes llegar a más, no lo saques.

Entonces creo que igual que otras personas han empezado sacando un tema tras otro y haciendo ... Yo no te voy a mentir, yo en mi móvil tengo mil letras escritas en los últimos diez años, pero de todas esas han salido veinticinco.

Porque siempre hemos querido hacer eso, estar cien por cien convencidos de que es el paso correcto.

Y también tengo que agradecer mucho el apoyo que he recibido de personas muy metidas en el mundo de la música aquí en Valencia. En especial a Zeus, que es una persona con la que ya no trabajo profesionalmente, pero un amigo y hermano de toda la vida.

Es el técnico de sonido y por así decirlo productor de rec y master tanto de Rookie Luck como de Seasson 2. Y es alguien que, sin yo tener ninguna presencia, ni números que me respalden, apostó por mí, por tener relación con las personas con las que yo empezaba a hacer música.

Y fue alguien que me dijo “Me da igual que no tengas dinero para pagarme, me gusta tu música y como eres tú, vente al estudio y trabajamos en un disco”.

Entonces con mis ahorros, le llevé siete canciones y de ahí salió Rookie Luck, con Vegeta. Y gracias a esto pudimos empezar a profesionalizarnos. Entonces este sonido tan pepino, que no es acorde a un chaval que está empezando, debo agradecérselo sobre todo a Zeus. Y a muchas más personas que han estado a mi lado, sobre todo a mi grupo.

Todos me han aconsejado y han sido muy críticos conmigo. Uno de ellos en concreto, Noah, alguien que en muchos conciertos se le verá como corista, fue muy crítico y me sacaba siempre lo que no iba a funcionar, pero el día que me dijo que sí no se equivocó. Tenía razón.

Entonces, esa experiencia de toda esa gente que llevaba más tiempo, y de alguien como Zeus que ha trabajado con grupos grandes como La Raíz, que ha tocado muchísima música, me ha ayudado mucho a crecer muy rápido.

P – Me han gustado mucho dos cosas que has dicho. La primera es que es chocante precisamente esta postura que mantienes con la dinámica de la música actual. Lo de la calidad por encima de la cantidad.

Normalmente ahora tienes que sacar material reiteradamente, estar activo, porque si no la gente se olvida de ti.

Luck – Comida basura. Yo lo llamo así.

P – ¡Si exacto! Es fast food.

Tú has sacado dos álbumes, y de ellos aquí dos singles. Que imagino que adelantan algo, que ya hablaremos más adelante. Pero me refiero, no haces ese bombardeo, ese clip al mes.

Es una apuesta que me parece remarcable.

Luck – A ver ... A mí no me importaría. De verdad que no me importaría poder sacar un single al mes, con un videoclip guapísimo, con un sonido super pepino. Pero basándonos en lo que te he dicho antes de que nosotros trabajamos y trabajamos hasta lograr el 100% que puede dar esa letra, esa base ... Es imposible.

No podemos producir a ese ritmo. Porque ahora mismo el sitio donde grabo está a 40 km de aquí, no me puedo permitir ir todos los días. Como mucho voy dos veces a la semana al estudio.

Está claro que trabajo en mi casa, escribo en mi casa y tal ... Pero hay un momento en el que te das cuenta de que el producto bueno se crea en ese ambiente de estudio, con el productor. Por lo tanto, el ritmo de trabajo no cesa, pero no nos permite sacar un single, con clip pepino, con letra currada a saco al mes.

Podríamos hacerlo, pero estaríamos sacrificando ese potencial que de verdad se le puede sacar. Por tanto, preferimos que nuestro público sepa que tiene que esperar un poco más, pero que cada vez que saquemos algo, sea incluso mejor.

P – Y con un sonido además muy personal. Porque al final tu ya tienes una marca de identidad que te distingue y mucho del resto.

Luck – Eso es.

P – Me parece brutal este planteamiento desde el principio tío.

Volviendo a lo que hablamos antes del tema de la pandemia ... Sé que esta es una pregunta que al final ahora está saliendo todo el rato, y me parece una mierda en general, pero si que en tu caso me parece importante, porque Rookie Luck es tu álbum de debut por así decirlo. Pero también coincidió en el momento en que nos pusieron en cuarentena a todos.

Entonces al ser un artista que está creciendo justo en ese momento, imagino que has estado más influido que nadie por esta situación. Y me interesa en tu caso especialmente como ha afectado a tu crecimiento y cómo has vivido ese momento.

Luck – Yo lo hablaba con mucha gente a mi alrededor, gente que entendía de música, que conocía mi estado y el salto que podía pegar la carrera. Y suena feo decirlo, pero fue un tiro en cada rodilla por así decirlo.

Tuvimos que parar en seco, dejar de andar, de planear, cancelar un montón de cosas. Yo acababa de firmar una gira por toda España con su respectivo adelanto, su planning de un año y medio en el que se iba a aprovechar ese boom que había pegado el disco.

Los primeros dos conciertos que salieron eran en marzo si no me equivoco y era un finde en Razzmatazz. Con 2.000 personas. Un concierto que flipas.

P – Hostia y además una muy buena sala.

Luck – Si si si, Razzmatazz uno, la grande. El concierto estaba planteado como un ring y en ese concierto iban a llegar los batalleros más punteros de aquel momento, y en el descanso se planteaba un concierto, que era el mío.

Imagínate la cantidad de público ... Y la semana siguiente era el Shoko en Madrid, también con la sala llena, con un montón de gente. Fue firmarlos, subirme a un tren para volver a Valencia y ver a una pareja de fuera con mascarilla. Y recuerdo hablarle a mi mánager, y decirle “Que fuerte, que paranoica está la gente con esto del COVID”.

A la semana siguiente estaban los dos carteles tachados, la gira cancelada y todo ese proyecto, ese adelanto, esa posibilidad de crecer se fue a la mierda.

Y nosotros hablábamos de que había dos tipos de artistas en ese momento. Los que ya habían conseguido en sus años anteriores una fan base tan grande, que no les vino bien obvio, pero la cuarentena no les tiró hacia abajo. La gente siguió consumiendo su música, de hecho, muchos medios digitales se potenciaron, y esos artistas siguieron su camino.

Luego están los otros que no eran nadie, y que durante la cuarentena consiguieron pegar ese boom y convertirse en ese fenómeno que no había encontrado nadie antes, y que como todo el mundo estaba encerrado en casa empezó a crecer.

Y luego estábamos los pobres desgraciados como yo, que, en ese año, habíamos conseguido dar el campanazo y nos quedamos a medias. Fue un freno de mano completamente.

Pero por lo que parece, dos años después nos hemos mantenido. Al menos hemos mantenido presencia, yo llevaba dos años sin cantar, y a principios de diciembre del año pasado fuimos a Madrid por primera vez. Yo no había cantado nunca en solitario y menos en Madrid, y las 600 personas estaban cantando mis canciones como unos cabrones.

Y nos dio esa sensación de que no habíamos perdido el tiempo, de que lo que habíamos hecho durante ese parón lo habíamos hecho bien y habíamos conseguido mantener al público que ya estaba antes.

P – Esto que me cuentas, me recuerda a la entrevista que hicimos en agosto a Son Da Rúa, un grupo gallego que está despuntando ahora bastante también, y que les pasó lo mismo que a ti. Sacaron el disco y a la semana bum.

Y de ese disco los tres grupos con los que colaboraban desaparecieron en ese período. Te quedas frío.

Y luego te encuentras esos casos de gente que es lo que dices tú, les ha venido bien para despuntar.

Luck – También te digo que, y esto no es ninguna crítica ni nada, pero no sé cómo lo habrán podido plantear estos artistas que han despuntado como locos pero que hace año y medio no habían pisado ni un escenario, y que ahora que se puede volver un año y medio después a los conciertos, les llaman para pedirles conciertos con aforos de 1000 personas.

Yo por suerte, tengo una carrera de directos muy grande con mi grupo por aquí por Valencia. Éramos un grupo que no conocía nadie, pero nos hemos movido mucho. Y yo estoy bien entrenado para el directo. Además de que el miedo escénico nunca ha sido una opción conmigo (Risas).

Pero joder, si fuese mi primer concierto ... Habría temblado. No sé cómo lo están afrontado estos artistas.

P – La verdad, no había reflexionado nunca en esto, pero creo que tienes toda la razón, tiene que ser muy jodido (Risas).

De hecho, hay una canción W8B, en la que mencionas algo muy obvio, y es que tu AKA es un homenaje al azar. No sé si tiene algo que ver, pero ya que hablábamos de toda esta gente que ha surgido por el contexto de la cuarentena, ¿crees que tiene que ver con que destacar en el panorama nacional hoy en día, que está muy saturado, supone en parte más suerte que talento?

Y por eso el AKA también (Risas).

Luck – A ver yo siempre lo he dicho. Mi AKA fue así porque yo me he criado en un barrio muy obrero, a mí me encantaba bajar a las pistas a jugar al fútbol con mis amigos, que viven en casas de protección oficial.

Gente que no tiene ni un puto duro para comer. Y los veías jugar al futbol y pensabas “Tío, si tu familia tuviese dinero para pagar la escuela del Valencia, estabas arriba”. Porque era gente con un talento brutal que no ha tenido esa suerte de poder permitirse el llegar ahí.

Yo creo que el factor de la suerte es algo que quizá el público no lo ve, pero el que lo está experimentando, como el artista, es algo que está muy presente. Puedes ser muy bueno, y no tener suerte y comerte una mierda. Y puedes ser muy malo, tener suerte y que te funcione.

El factor suerte, siempre está ahí, y mi nombre hace tributo a eso. A mí me llamaban el niño de la suerte en el grupo porque yo me considero una persona muy afortunada de poder grabar mis temas y que a la gente les gustasen.

Entonces sí, por supuesto, la suerte es algo fundamental que tiene que acompañarte.

P – Y más hoy en día, la gente se satura de tanta música. Yo si tengo que hacer un recap, por ejemplo, me escucho los temas que han salido y a la siguiente la mayoría se me han olvidado.

Pero no porque no me gusten, sino porque no me da la cabeza para retener tanta música nueva. Ya no es como hace años que eran cuatro pelagatos.

Luck – Claro claro, por eso yo creo que es muy importante ahora el afianzar tu público para evitar eso. Nosotros hemos encontrado un nicho en el público español que conmigo concuerda más incluso que por ser rapero, por mi gusto por los coches.

Porque yo quería ser antes que rapero piloto de carreras. Soy alguien que no hace más que hablar de coches y vive pensando en ellos. Estoy ahora mismo temblando porque tengo el coche levantado en un banco en un chalé que tenemos los colegas y se ha puesto a llover (Risas).

Desde hace cosa de un año empecé a incluir eso más, ignorando a la peña que me decía que no hablase tanto de coches. Y hubo un momento en el que pensé que en verdad hay mucha más gente flipada de esto como yo, y esa gente creo que la afianzo porque no se va a olvidar de mí.

Porque se suben al coche y lo que quieren es acelerar escuchando mi música.

Creo que hay gente que ha conseguido que el efecto que tú dices, no les pase, porque el público se siente tan identificado con cualquiera de los temas que saca ese artista, que se quedan ahí.

Y creo que eso también marca mucho la diferencia, entre un artista común y alguien que tiene un sitio en la industria.

P – Esto me ha gustado mucho, y además es que quería hablar de eso. Porque además me permite pasar a hablar más de tu música en sí.

Hay dos cosas que me llaman mucho la atención de tu música, y una es precisamente ese uso abusivo, y no lo digo como algo malo, pero sí que usas ese recurso. Y me llama mucho la atención porque es mucho más común de una etapa anterior dentro del rap nacional.

Y es un recurso que se ha perdido mucho. Ya no hay ese uso reiterado de la fórmula “cómo tal”. Y lo aprovechas para hacer muchas referencias al fútbol, a la cultura popular de nuestra generación, porque coño ¿Quién no sabe quién es Vegeta?

Me gustaría profundizar en eso, ¿Porqué ese uso tan constante de la comparación? ¿Porqué mantener ese elemento del como X para identificar en las barras?

Luck – Es algo que no está buscado. Es que me sale así.

Me resulta hasta gracioso. Siempre he dicho que las mejores letras que tengo son en las que más me he divertido. Y me divertí mucho con Vegeta, con 911Targa donde me comparo con el verde de Cars, con el hijo del malo del Rey León.

Me parece una forma de llegar al corazoncito de ese oyente de entre 25 y 15 años que lo ha visto, lo ha vivido ... No sé a mí me hace gracia, joder ¿Qué personaje más folclórico que el tigre de los Cheetos? ¿Me entiendes?

Luego yo consumo mucho cine, películas, series ... y cuando un personaje destaca por algo se me queda en la cabeza. Y si estoy escribiendo e intentando decir algo me vienen los personajes a la cabeza y me parece una forma muy chula de hacer una referencia.

P – Y es que lo consigues muy bien. Creo que al final es un recurso que se vuelve muy ilustrativo, y hace que la peña conecte rápidamente con el concepto.

Hay otros artistas, por ejemplo, Tote, que a mí me vuelve loco, pero la comparación que usa está llevada a un nivel tan rebuscado que la gente necesita tirar de enciclopedia. Cuando las pillas, ya ves las canciones de otro modo.

Pero las tuyas son muy gráficas, porque al final entroncan mucho con todos estos elementos que marcan mucho a esa generación. Y creo que el efecto está muy logrado.

Y además, haces juegos muy guais, entroncas comparaciones entre ellas haciendo juegos de palabras tío, que están muy guay. Porque al final haces que la comparación tenga una repercusión en la estructura lírica.

Luck – Buah es que los juegos de palabras me encantan. Nunca intento rimar una letra, intento siempre que cuantas más sílabas posibles pasen de verso a verso. Me parece una forma divertida de complicarlo, y que encima dices, coño, si es que a mí no se me ha ocurrido este juego y lo he tenido delante toda la vida.

A mí eso me ha ocurrido con artistas y ahora mismo en cuanto a letristas españoles tiran por ahí: Hoke de aquí de la terreta, Cruz Cafuné, Abhir Hathi ... Son personas que te riman dos palabras que morfológica o fonéticamente suenan igual, las has tenido toda la vida delante y no se te ha ocurrido nunca pensar que son iguales.

Eso me flipa. Y si encima es una palabra que tú has utilizado de normal y la otra es un nombre, ya está guapísimo.

Entonces esa referencia y ese juego de palabras juntos es algo que va a seguir en mi estilo siempre. Es algo que, hasta el tema más melódico, más hecho para la radio va a incluir un par de esas.

P – La verdad es que a mí me flipa también.

La otra cosa del sonido que tienes y que me gustaría comentar, es que he notado que tanto en Rookie Luck como en Seasson 2, tienes un sonido muy a rap. Mucho más clásico, mucho más boom bap.

Y sin embargo los dos singles que has lanzado, hay un cambio brutal musicalmente. Mucho más oscuros y con bases mucho más electrónicas. Así que lo que me interesa es ¿A qué se debe este cambio? Porque además como no sacas temas con esa periodicidad que decíamos, el cambio se hace notar de una manera más brusca.

Luck – Creo que hay tres factores en este cambio de sonido.

El primero es lo que te comentaba al principio en cuanto a mis orígenes en lo profesional. Zeus era una persona que se dedicaba a hacer música desde hace 20 años. Y es música más analógica, de bandas. Si hacía rap, era algo más vieja escuela.

Y yo estaba super contento, es más el boom bap nunca va a desaparecer de mis discos. En los siguientes trabajos que lanzaremos hay cosas que suenan así.

Pero al final de Seasson 2, pasé por una etapa un poco jodida, en cuanto a mi relación con mi propio producto, en la que yo le decía a la gente que me rodeaba “Tío yo no escucho la música que hago”.

Yo escucho muchísima música americana, y me encanta cuando alguien aquí es capaz de adaptar un género americano. Entonces estaba escuchando sonidos pues eso, más rápidos, oscuros, electrónicos ...

Y luego escuchaba mi disco y son todo temazos, y a mí me encanta, pero no tiene nada que ver a lo que yo escucho. Quiero hacer música con la que yo me sienta identificado ahora. El proceso de hacer un disco es muy lento y cuando empiezas no piensas igual que cuando acabas.

Yo estaba muy contento con ese disco, pero no me veía representado en el producto final. Se lo comenté a Zeus, y le dije que conocía a otra persona con la que poder trabajar más en esta línea, que ha trabajado con Autotune, con sintetizadores, sonidos más electrónicos ... Y nos dio por probar.

Esta persona es Noche, y es la persona que está a los comandos desde hace meses. Llevamos ocho meses trabajando con este sonido, y solo hemos lanzado dos cositas, que además son la punta del iceberg.

Procedimos a ese cambio. A experimentar. A llegar al estudio y decir “Pues quiero sonar como este artista”.

Tengo un registro de voz bastante grave, tú me estás escuchando y tengo la voz bastante más aguda que luego en la música. Entonces empezamos a cambiar la voz, modularla, probando sonidos nuevos y enamorándonos de la música otra vez.

A estas dos cosas, el cambio de gente con la que trabajo y el cambio de estilos, se añade el cambio de referentes. Hace tres años escuchaba a Cruz Cafuné pero como a un artista sin más, y ahora mismo no cago con el tío. Me parece una pasada, que su música está muy chula y me ha despertado esa envidia de decir, “Yo también quiero traerme el sonido americano a mi música”.

Quiero probar, quiero jugármela, saltar al vacío a ver como suena.

A la gente le ha gustado ese cambio de voz con los singles. Y, por ejemplo, tenemos temas con cambios de voz que son muy melódicos y que antes no habrían entrado en un disco. Ese cambio a mí me ha dado una vida que te cagas, pero que te cagas, y por lo que parece a mi público también.

P – Si a la vista está que los adelantos han sido un exitazo. No creo que haya un detrimento de público tuyo.

Luck – Para nada, es más, después de la cuarentena Seasson 2 no tuvo la misma acogida que Rookie Luck. Fue un paso atrás, porque al final era el mismo sonido, la misma propuesta.

Y si hay temas que tienen buena acogida, pero creo que el público se encontró el mismo plato. Y eso tampoco es sano, los artistas que se tiran toda la vida haciendo las mismas canciones hay un momento en el que dejas de escucharlos.

Nosotros hemos conseguido dar un cambio. Y yo estoy encantado, estoy enamorado otra vez con mi música.

P – Lo que me flipa es que la parte de innovación vocal es igual de heavy que la musical. Y si, sí que es verdad que en lo musical me da la impresión de que te subes a esa corriente más americana, pero en la vocal me parece que no.

Es totalmente diferente, porque hay mucha experimentación. Hay juegos raros, porque por ejemplo la modulación de voz la usas de forma comedida, son detalles. El tema de los loops de voz me flipa. La parte susurrando me flipa. Cambios de tempo.

Es como que a nivel de desarrollo la música ha ido, por un lado, pero la parte vocal es un all in a “vamos a jugar”.

Luck – Si literalmente. Ese ha sido el pensamiento. Vamos a divertirnos.

P – ¿Y esto ha surgido de forma espontánea? Quiero decir te ha apetecido tirar por ahí no has tenido ninguna referencia.

Luck – Si tío, para que te hagas una idea es: Un micro, yo y mi colega Noche sentado al lado. Y probamos diferentes timbres, diferentes cosas, hasta que nos miramos y sabemos que esa es. Es algo que no habíamos probado nunca.

Y hay veces que vuelvo a casa después de estar 8 horas delante del micro y al escucharlo “No vale una mierda”. Así que al día siguiente control+z y borramos el proyecto entero. Pero hay veces que no.

Si vieras la de veces que en estos últimos 8 meses he vuelto con el bluetooth del coche encendido escuchando el trabajo de esa noche y diciendo “Que va ... Estoy soy yo. Esto lo acabo de hacer yo, y es algo que me estaría encantando escuchar si fuese otro artista”.

Lo hemos conseguido. A base de probar. Tenemos música con el micrófono con la ganancia hasta arriba para poder susurrar con un tono ultra bajo. Tenemos temas con el tune reventado, super apretado, con agudos a saco. Tenemos una forma de cantar que es un susurro melódico.

¡Y todas esas son mi voz! Hemos encontrado un registro muy grande, dentro de que yo no tengo un registro de un vocalista entrenado. Pero gracias a Noche cada día sale una movida nueva. Y es que es lo que te digo, a mí me tiene enamorado.

P – Bueno y me parece un uso muy inteligente de las herramientas. El usar por ejemplo los moduladores de voz como una herramienta.

Aun hace poco tuvimos una entrevista con Tremenda Jauría, que es un grupo que utiliza mucho esto, y me gusta mucho el uso que haces. Porque al final es utilizarlo para suplir las limitaciones que tengas tu a nivel vocal, con un uso muy escueto.

Pero, sin embargo, son herramientas que por lo general son muy criticadas, porque el Autotune lo odia medio panorama, y el otro medio no porque lo usa (Risas). Cuando en realidad usarlos como herramientas ... ¿Porqué no? ¿Porqué te vas a cerrar en banda a todo lo que ofrecen?

Luck – Mira a mi uno de los tipos de instrumentales que más me gustan son en las que se incluye una vocal. Por ejemplo, en Montecarlo, es un sample de Summer Walker, una artista americana que me encanta, y que canta sobre el beat.

Esa combinación es más difícil de conseguir que con los instrumentos, pero cuando lo consigues es una pasada y me flipa.

Pues gracias a los moduladores de voz, y a esta forma de trabajar nueva, el otro día la instrumental fui yo. Escribimos una letra para modularla y convertirla en música. Voy a cantar sobre mi cantando. Y claro que lleva Autotune.

Queríamos meterle un sonido metálico, robotizado, meterle luego un doppler ... plug ins para transformar la voz en música. Y si alguien que odia el Autotune, me dice que esa base es una mierda de base, no me lo voy a creer.

Abre muchas posibilidades.

P – Me flipa que tengas un planteamiento tan abierto al cambio, cuando en realidad esto siempre ha sido uno de los grandes problemas del rap español. Y esto lo digo casi siempre que hago un artículo y lo seguiré diciendo le parezca mal a quien le parezca.

El rap español es demasiado cerrado al cambio y a la innovación, y que tengas esa mentalidad de verdad que me parece de lujo.

Luck – Hace 70 años, la gente odio la guitarra eléctrica. Y al fin y al cabo sin guitarra eléctrica el rock no habría sido lo que es ahora. Yo creo que es lo mismo. Llegará el momento en que se entienda como una herramienta.

Y me gustaría dejar claro algo, y es que: Si no tienes ni puta idea de cantar, el Autotune no vale para nada (Risas). De verdad que no, puedes intentarlo, pero vas a sonar como la mierda. A mí me han enseñado a cantar para usarlo.

Nosotros no llevamos corrector, yo no me voy de la nota. Es algo que se les achaca mucho a los artistas que usan el tune. Lo utilizas porque cuando pegas un grito, vas a variar de nota y vas a sonar feo. Cuando lo que de verdad suena bonito de un cantante es que va acorde con la instrumental.

Nosotros no lo usamos, preferimos aprender a cantar sobre ese beat Y que el Autotune sirva para directos, para dar color.

Pero yo en directo sueno a rap y llevamos moduladores de voz. Pero no cambian el tono de la voz. Es como cambiar de un sonido vocal a un sonido instrumental. Convertir la voz en un instrumento. Y creo que esa herramienta el que la crítica es porque no la ha puesto en práctica a su gusto.

Yo mismo hace cuatro años lo criticaba, pero luego me he tragado mis propias palabras viendo que es algo que de verdad puede sumar. El cambio es clave, y al fin y al cabo estamos en constante cambio.

P – Si, pero hay mucha gente que no lo quiere aceptar. Eso es una movida, porque por ejemplo yo también he sido muy pureta, y lo admito, y por ejemplo la entrada del trap no me gustaba nada. Ahora no es que sea un subgénero que consuma mucho, pero hostia es un fenómeno muy interesante.

Y negarle ese interés y ese peso, y lo que está aportando a nivel musical me parece injusto. Te puede gustar más o menos.

Los gustos no son objetivos, pero objetivamente tú no puedes negar a la música su importancia social y las innovaciones que introduce.

Luck – Claro, cien por cien de acuerdo.

P – Y la gente mezcla esas dos cosas mucho. Muchísimo. Porque claro, anteponer la objetividad a tu gusto personal es complicado.

Luck – Mira, recuerdo tener una conversación con una persona que era, lo que tú dices, muy cerrada. Entendía que había música que era mala. Y a mí me costó hacerle entender que no hay música mala o buena. Hay música mal hecha y bien hecha.

Pero que a ti no te guste un género no significa que esa canción o ese tipo de música sea malo: Es que a ti no te gusta.

Yo ahora trabajo con una persona que se dedica a hacer masters de mil músicas diferentes, y estoy convencido de que lo ve así: Si la música está bien hecha es buena. Igual no le gusta una mierda, pero el como músico va a saber interpretar que está cumpliendo todos los requisitos para ser un buen producto.

SI a ti no te gusta escuchar una banda, nunca te va a gustar, pero esa razón no hace que esa música sea mala. Esa diferenciación es muy difícil que la entienda el público, pero es así cien por cien.

P – Chapó, estoy totalmente de acuerdo. Nos hemos ido un poco del tema, pero me ha molado mucho (Risas).

Todos estos cambios de los que hemos hablado de que se reflejan en tus últimos singles, supongo que tendrán su continuidad en algún lanzamiento próximo. Es la hora de la promosió.

Luck – Contrata los megas ilimitados (Risas). Eso es lo primero que te digo. Si te pilla fuera de casa te vas a quedar sin datos (Risas).

Vamos a sacar mi hijo tío. 911Targa fue el primer experimento. El drill estaba funcionando y a mí me llamó la atención sobre todo el inglés más que el de aquí. El tema vimos que gustaba y funcionó como una especie de transición.

Con Lejos hemos querido enseñar una carta de nuestra baraja, y que la gente se pregunte si vamos a seguir por ahí. Es un tema que no es rap, es un estilo raro de pelotas, ni nosotros hemos sabido que nombre ponerle.

Hay un cambio de voz, hay Autotune, hay parones, el beat se apaga y se enciende. Lo hemos utilizado como un comodín, para decir “mirad, ¿A que esto no te lo esperabas?”. Pues no te esperas nada de lo que viene.

Vienen todos esos experimentos, cada uno de su padre y de su madre, pero los hemos conseguido englobar dentro de un concepto general, todo tiene sentido, y quizá el primer tema es oscuro, el segundo es bailable y el tercero es llorón pero todos tienen sentido.

Todos siguen la misma estética, tienen los mismos patrones y hacen referencias a lo que soy y lo que viene.

Te tienes que esperar un poco, pero vas a flipar. Creo que dentro de poco empezaremos a soltar algunos adelantos de regalito para mostrar todo esto. Y se viene un disco, estamos trabajando en un discazo que flipas.

P – ¡Pues a ver si lo podemos escuchar pronto! También tenéis una gira en marcha ahora, algunas fechas se han caído, entiendo que por el COVID.

Luck – Si esta la cosa jodida, hay aforos que no son permisivos en cuanto a trasladar todo un equipo a ciudades lejanas. Hay artistas que han tenido que aumentar el caché.

Hubo un momento en el que una vez se abrieron las salas, literalmente el que podía se tiraba a coger las salas. De verdad que hubo tres meses aquí en los que no había sitios donde cantar con más de 100 personas de público. Estaba todo cogido. El que podía se lo cogía.

Pero de momento yo estoy muy contento, hemos hecho Madrid-Valencia-Madrid. La acogida ha sido brutal, se me han caído las lágrimas delante de la peña. Y ahora vamos Barcelona-Alicante-Vigo. Y nos queda el sur, pero vamos a ir seguro.

Así que parece que hay luz al final del túnel.

Si quieren estar al loro de lo que viene, les recomiendo que estén atentos a mis redes, sobre todo mi Instagram que es mi medio de comunicación más fácil. Que la gente se escuche toda la discografía porque vamos a aterrizarles por allí a cantar con ellos.

Y que se preparen porque Lejos es solo la punta del iceberg de los temazos que vienen y del disco que estoy preparando.

P – Nosotros estaremos atentísimos, que nos flipa tu música, así que estaremos preparados para escucharla nada más salga.

Y nada con esto tío, yo creo que hemos tocado todo, y nada quiero agradecerte este rato contigo hablando.

Luck – Yo quiero agradeceros a un medio como el vuestro que de verdad se centre en nosotros, que como tú has dicho, seguimos siendo emergentes, y se agradece de corazón, que vuestra página me ha dado apoyo desde hace años ya habéis estado tiempo detrás de mi apoyando en las publicaciones, así que desde aquí de corazón mi equipo y yo estamos agradecidos de corazón. Que yo tengo que pagar el alquiler, así que nos viene muy bien.

P – Nosotros encantados. Al final la web está para estas cosas y es eso, propuestas que nos gustan y que nos parecen interesantes, intentamos apoyarlas. Pero vaya, el mérito es totalmente vuestro yo solo escribo cosas que me molan (Risas).

Muchas gracias por el comentario de verdad que se agradece muchísimo, y nos motiva a seguir.

Luck – Nada, de corazón.

Entrevista a Luck: "Hemos conseguido dar un cambio. Y yo estoy encantado, estoy...
Comentarios