sábado. 28.01.2023

Hablar de El Langui es hablar de historia del rap en España. Con una dilatada carrera y una influencia que llega más allá de la propia música, ha marcado en buena manera tanto en solitario como junto a su grupo La Excepción el panorama actual. 

Hemos tenido el placer de charlar un rato con el, con ocasión del lanzamiento de su nuevo disco Espasticidad, en el que divulga esta sintomatología a la vez que nos presenta una crítica social elaborada y necesaria. 

Hablamos con El Langui sobre la Espasticidad, nuevas dinámicas en el rap y el panorama actual. 

Portada de Espasticidad
Portada de Espasticidad

Langui – Yo quería antes de nada daros las gracias por vuestro curro, por vuestra cuenta, la difusión al rap y contribuir a la cultura. Siempre es muy necesario. Es complicado y más en nuestro mundillo que es muy undeground. Aunque vosotros tocáis más palos de lo que es la cultura urbana en general, pero al final os mantenéis con el rap y se agradece que haya medios especializados.

P – Se agradece mucho la verdad. Siempre es un gustazo recibir comentarios positivos.  Intentamos tocar un poco de todo, en función a nuestra capacidad.

Langui – Esta bien esparcirse. Al final muchas veces, creo, hay mucha gente, medios, incluso grupos, que hemos pecado de encerrarnos en el mundillo y no querer abrirnos. Ha sido muy radical y eso nos perjudica a todos.

En una cultura como la del rap, expandirse y dar visibilidad es lo importante. Y a veces por ese miedo a “venderse” se ha mantenido muy cerrada. Abrirse un poco es lo que nos puede dar juego a que aparezca gente nueva.

Y te lo digo yo que no me puedo quejar (Risas). Que yo he tocado todos los medios, a veces más fuera del rap que dentro incluso, porque la gente no entendía que abrirse más allá de nuestro mundillo atraía a otra gente hacia él.

P – Yo creo que eso se ha notado mucho en las entrevistas que le hemos hecho a gente joven. Me acuerdo en concreto el caso de Shodamonkas que nos decía que el que la cultura se popularice solo nos beneficia. A todos.

No hay que centrarse en quién triunfa por encima de mí, si no tener claro que su éxito a mí me abre puertas también.

Langui – Al final es una suma, y hay que alegrarse de los triunfos de los demás. Pero nos cuesta mucho. Esto es algo social, ya no es solo el rap. España es un poco así, vemos al vecino triunfar y tenemos ese cosquilleo que nos jode.

P – Lo vemos mucho en los comentarios de los usuarios en las redes de la web, ese enfrentamiento con el sector más pureta, que poco a poco está dejando de ser mayoría.

Langui – También hemos contribuido los mc’s a eso, y yo me incluyo. Se le tiraba a todo lo del fuera del rap. Si salías en un programa de televisión le tirabas al pop, o como ahora otros le tiran al trap, o no sé qué ... Si tú ves a tu mc favorito diciendo eso, como seguidor haces ese mensaje tuyo y generas esa capa purista.

Es verdad que ahora los que tenemos más edad nos vamos abriendo porque te das cuenta de esto. En cuanto tu empiezas un poco en la industria, llegas a medios, entras en el show bussines, y conoces a otros artistas que te muestran su respeto y hacen pop o rock, empiezas a ver las cosas de forma diferente.

Pero al principio eres muy purista y eso se transmite a tu público.

P – También vuestra generación, cuando empezasteis, yo entiendo que era una situación mucho más restrictiva. Muy poca gente estaba dentro del rap, y eso genera una reacción, un sentimiento de colectivo que fomenta este tipo de actitudes.

Pero el panorama ha evolucionado mucho y muy rápido. Ahora cualquier chaval escucha rap. Se ha popularizado, es el pop actual.

Langui – Exacto, ahora un chaval te está escuchando a Kase como a Rosalía o Aitana.

P – Aunque diremos que en defensa de la gente que fue un poco purista, hace poco escribí el artículo de como Doble V cambió el rap español incluyendo un disco en la lista de superventas, y es que todos los otros trabajos eran super casposos (Risas).

La música en general ha cambiado mucho, se ha democratizado y ha evolucionado. La música mainstream me refiero. Comparamos ha Bisbal con Rosalía y no hay color.

Y se notaba el dominio de las discográficas sobre el mercado.

Langui – Bueno es que, si tu querías sonar en radiofórmulas, o a un locutor le apetecía ponerte y si lo hacía no sería en lista de forma repetitiva, o pagas. Eso es así, es el medio. Tu para llegar a tener tu disco tienes que hacer una inversión. En redes, en YouTube, en Spoty ...

Tienes un público detrás, pero también estás invirtiendo en esa repercusión. Antes las invertías en radiofórmulas, ahora lo haces en lo digital.

Nosotros nos dábamos con un canto, porque estábamos con una compañía independiente y una multinacional a la vez, Zona Bruta y Warner, éramos un grupo que empezaba a sonar donde no solía sonar rap, pero porque los propios medios se interesaban por nosotros.

Pero nuestra compañía no nos ayudaba a eso. Esa fue una de nuestras mayores peleas. ¿Por qué yo llego a la FNAC y hay un grupo de pop en todos lados y yo tengo que pelear? Por qué a la compañía no le interesaba hacer esa inversión. Con lo que estaba generando el grupo y lo que se ha transmitido, esa inversión la puedo hacer en otros grupos que no llegan ahí.

Teníamos suerte, pero al final nosotros queríamos estar más presentes, queríamos más. No solamente por entrarle en gracia a los medios y al público. Yo quería ver marquesinas con el cartel de La Excepción. Y parecía que la compañía no quería eso.

Eran unas peleas tremendas.

P – Claro es que, si algo funciona solo, y le metes un empujoncito más por detrás, pues lógicamente eso tiene que subir.

Langui – Claro. Alguna cosa tuvimos, pero era una pelea constante.

Y es eso, tu si tienes guita da igual que hagas polca o que te lo edites con tu sello. Llegas y si tienes dinero y quieres hacerlo, ya puedes ser el disco paupérrimo, con los cantos más mierderos y te van a poner en el centro de Madrid.

Nosotros lo hacemos con Pan Bendito Records. Ves en lo que te repercute, que gasto te hace, y adelante.

P – Si te parece, vamos a hablar de Espasticidad, tu último disco.

Normalmente, cuando abordamos una entrevista centrada en la salida de un trabajo concreto, solemos empezar comentando el trabajo de producción, pero en este caso es que creo que todo lo demás queda supeditado a la temática que es la espasticidad.

Le da nombre al disco y al primer tema con tu hijo y con Kase, y yo creo que es un tema durísimo, pero a la vez didáctico. Divulgativo. Y además te condiciona el oído con el que vas a escuchar todo el resto del disco.

¿Por qué ahora? Tú tienes un largo recorrido, me genera curiosidad el saber por qué has abordado este tema ahora y de esta forma tan cruda y que no haya cobrado protagonismo en tu música antes.

Langui – Pues al final es que es lo que estés viviendo en el momento en que te pones a escribir. Quieres transformarlo en algo. He empezado a estar mucho en contacto con fisioterapeutas neurológicos y me estaba empezando a cuidar más, porque desde que grabé mi primer disco entré en una dinámica de trabajo en la que no he parado ni un minuto.

Y eso me castigaba mucho el cuerpo, sin tratarlo adecuadamente.

En ese momento en el que decido hacer Espasticidad, es cuando empecé a cuidarme más, a ir a ver a Nacho que es un fisio de Madrid especializado en espasticidad y que me dijo “Tío, tenemos que cuidarte porque nos tienes que durar muchos años”.

Ahí empecé a conocer esa palabra que me ha acompañado toda la vida, pero que yo no sabía que estaba ahí. Y conocí a muchos otros pacientes que tenían diferentes patologías, todas con la espasticidad como punto en común.

No tenía que rendirle cuentas ni agradar a nadie, así que empecé a indagar en esto y convertirla en una canción. Y eso poco a poco, cuando salía a la calle me hizo ver que socialmente también sufrimos la espasticidad.

La sociedad está espástica. Tiene una rigidez que se asemeja mucho a estos síntomas porque estamos sometidos a una presión que nos empuja al individualismo, al materialismo, a la falta de empatía y al mal uso de la tecnología.

Tu primera reacción a todo es rígida, espástica. Llegas a casa después de trabajar y a la mínima estás saltando con tu pareja o con tu hijo. Esa similitud fue la que me hizo trabajar en el tema y que ganase protagonismo en el disco.

Quería que fuese una bofetada de realidad.

No sé si has visto El Truco del Manco ...

P – Si claro.

Langui – La peli empieza con el protagonista metiéndose en la bañera. Tú tienes ahí un minuto y pico de un tío al que levantar un pie para entrar en la bañera le cuesta la vida y parece que se va a caer.

Ahí hay una lectura que como espectador ya te hace pensar “¿Este tío todas las mañanas tiene que pasar por esas? Y mientras yo en el cine quejándome, soy un mierda”. La peli la ves de otra forma que, si empezase con el tío caminando, yendo al estudio, etc ...

Pues con esta canción la idea era la misma, un bofetón de realidad, y luego puedes escuchar el disco de otra forma.

P – Aparte, ahora que tienes una carrera más polifacética, el disco es como una vuelta al principio, haciendo un trabajo de rap. No sé si esto te lo planteaste como un agradecimiento al rap o si te salió de forma natural.

Langui – Yo necesito hacer música. Empecé haciendo música con 14 años, y eso fue lo que me hizo salir de mi agujero. Yo sabía que futbolista no iba a ser. Ya no era como cuando tenía 8 o 10 años y cada vez que salía iba convencido de darlo todo para ser futbolista.

Con 14 ya me di cuenta de que no. Y nada me motivaba. No tenía alicientes. Y el rap, el ponerme a hacer rimas y compartirlas, ver que la gente las valoraba me hacía sentirme útil.

La cabeza te juega malas pasadas haciéndote sentir que no vales para nada. Más para las personas con una capacidad diferente.

Yo desde ahí necesité siempre el rap, y a partir de este ha ido llegando todo lo demás. Pero necesito sacar música. Subir a un escenario. Sacar lo que tengo en ese momento en forma de canción y rular.

Si que es verdad que ahora me cuesta más porque estoy en otros proyectos también, pero necesito sacar un disco cada cierto tiempo.

Esto no juega a mi favor, porque antes tu sacabas un disco cada tres años y mientras tanto estabas de gira con el. Ahora desde 2019 ya no es así, hay que sacar contenido todo el rato. Hay peña que saca disco cada año. Hay que estar ahí muy al pie del cañón y yo no puedo.

Pero mi carrera musical me apetece seguirla y la necesito. Interiormente.

Y también te digo, este disco tenía que salir antes, en 2020. Pero con el COVID hubo que frenar. Y luego con los rodajes etc. se fue retrasando Espasticidad. Así que me lo tomé con tranquilidad hasta este año que dije que no a un par de proyectos para poder centrarme en esto, porque se me quedaba muy colgado y quería cerrar esa etapa.

P – A mí me flipa que todos los temas del disco tocan algún tipo de contenido social, al margen del tema principal que es la espasticidad.

Langui – Hasta el tema con el Cigala.

P – Si, todos. Y este último año creo que hay muchos trabajos de peña joven con contenido político social, pero sí que es más raro encontrar un disco totalmente centrado en una crítica tan larga y explícita.

Esta el Yes Future de LCDM, pero en general ahora cuando hablamos de crítica, suelen ser frases sueltas dentro del discurso del disco o del tema. Toquecitos. Como una bofetada en medio de la canción y luego pasamos a hablar de otra cosa.

Teniendo tu un disco con este formato, quería saber qué opinas tu sobre esto. Porque nos hemos encontrado en algún caso con artistas o con consumidores que argumentan que esto hace que el contenido del disco sea más pesado y menos divulgativo.

Como que se hace cansino para los oyentes.

Langui – Puede ser. Al final puede originar eso, que tu contenido social o tu crítica si se repite haga que parezca que te están contando siempre lo mismo. O que no llegue tanto como si me vas metiendo galletitas.

Yo he intentado jugar con eso también. Que el disco dijese algo, como Hola, que tuviese un trasfondo. Pero que te dejen un poco de espacio libre al freestyle. Que te den una galleta pero luego hay un poco más de fiesta.

Es verdad que con este sí que quería trabajar con ese concepto crítico y social, y ahondar en ese concepto sin repetir espasticidad en cada tema. Que tuviera un trasfondo, pero intentando no caer en eso que dices.

Tiene mucha musicalidad, tú te pones Viaja y no tiene nada que ver con Achukei. Creo que el disco es muy harmónico y hace que te suene diferente cada tema. Que tenga un equilibrio. Que parezca un tema diferente de un disco diferente, pero siempre con trasfondo.

Creo que si tienes ese equilibrio hay un público que lo agradece y al que no le resulta pesado. Tu si escuchas a Nach siempre tienes ese trasfondo social que no es fiesta y que no es una galleta aislada, si no que te está dando galleta tras galleta, y yo al final me puedo cargar un disco entero suyo y no me enjama.

Vamos, que con este disco he intentado encontrar un equilibrio, pero sin salirme, que todo tuviese una continuidad del primer tema al último. Que mantuviese el eje de Espasticidad. Y a eso al final me ha ayudado el haber tenido que retrasarlo y haber estado más tiempo trabajando en el por la pandemia.

No tenía esa prisa, y podía desechar, hacer, hasta ver que el conjunto está bien y tiene una harmonía.

P – Para mí de hecho lo que fue una sorpresa es lo que te decía: El tono en el que arranca el disco. No hemos venido a reírnos con este trabajo. Es un toque de atención: Escucha esto y luego más adelante igual te llevas una sorpresa.

Para los que ya te conocíamos, la “galleta” fue esto. Y sobre todo esa metáfora social con la espasticidad, y que luego se desgrana a lo largo del disco.

Yo entiendo que el primer tema presenta esa dualidad entre el síntoma real y la espasticidad social que presentas, y luego en cada tema se va presentando una causa de ese problema social.

Entonces, el conjunto del álbum queda muy bien hilado y muy bien desgranado.

Y, además, si no estuviese ese tema al principio, el 90% tendríamos que ir a buscar que es Espasticidad en Google para entenderlo. A nivel divulgativo es fantástico también.

Langui – Exacto. Para mi está bien metido hasta en el tracklist.

Que, a ver, se dice esto de “El orden de los factores no altera el producto”. Pero intentaba también trabajar en el tracklist ese hilo conductor, pero sobre todo ese final en el que dijeses “Hostia”.

Que no sería lo mismo si lo acabásemos con el tema con El Cigala. Si te lo escuchas en orden te permite desarrollar esa idea, esa espasticidad, pero cambiando la musicalidad, relajando poco a poco el sonido y quitándote esa tensión.

P – Es un fisio musical (Risas).

En la línea de esto que estamos hablando, hace poco entrevistamos a Luisaker y una de las cosas que más me gustaron de esa charla fue que su último trabajo tiene un tema de storytelling. Que hacía años que no escuchaba un tema así.

Me removió algo por dentro.

Y nos comentó que como los temas ahora son como comentábamos antes (ahora una galleta por aquí, ahora algo de egotrip, son como un mix de temáticas), hacía que faltase continuidad y estructura a lo largo de un tema y por tanto de los discos.

¿Tú crees que se ha perdido este tipo de trabajo? Esta estructura que hace que haya un eje en el disco y se desarrolle bien un tema.

Langui – Yo creo que sí, no como antes.

Pero claro, porque ahora ha cambiado todo. Es contenido y contenido, hay que soltar canciones, hay que estar ahí. Así que pierdes el sentarte con tu grupo o tú en solitario y pararte a meditar sobre qué quieres hacer el disco.

Antes te parabas y pensabas: Vale, quiero hacer un disco. ¿Por qué etapa estoy pasando? Y el disco representaba esa etapa de 2 o 3 años. Te rompías la cabeza para representar eso e intentar hilarlo.

Te escuchabas discos de Nach, Tote, CPV, Violadores, Solo los Solo ... yo qué sé. Pero todos tenían eso detrás. Veías en ese disco como estaba el grupo o el mc.

Ahora no porque sueltas una canción donde prima el egotrip. Al mes siguiente otra canción suelta. Y al final te has tirado dos años sacando temas sueltos, generando muchas visitas mucho contenido y llenando conciertos, pero todavía no has sacado un disco.

No hay un concepto ahí. Te mola el mc, lo que hace y las canciones, pero esto que hablamos del disco, la preparación y el conjunto se ha perdido.

Hay mc’s de nueva generación que si que hacen esto ojo. Les gusta y sacan discos porque no quieren perder eso. Tienes a Ayax y a Prok, por ejemplo, que los ves que intentan preocuparse todavía porque les apetece.

Pero tampoco digo que tenga que ser así, que eso sea lo correcto. Al final tu como creador tienes que hacer lo que te apetece, lo que necesites sacar. Porque saques contenido mes a mes no pasa absolutamente nada. A mi si me gusta escucharte seguiré intentando saber sobre ti.

P – De todas formas, sí que me parece que este año se ha notado que muchos artistas han conseguido por fin estabilizarse. Tener un público fijo que les permita desarrollar proyectos más largos.

Porque este año han salido muchísimos discos y muy buenos. Y muchos eran el primer disco del artista.

Y creo que esto es posible gracias a que muchos artistas han conseguido el renombre necesario para tener la tranquilidad de saber que su público les está esperando.

Langui – Si, es el caso de Fernando. Que se le ve que ha disfrutado del proceso, indagando con los músicos, trabajando el conjunto. Y mola mucho el resultado.

Claro que sí, que se nota esa tranquilidad de no tener la presión de sacar cosas todos los meses y poder pasar cinco meses trabajando en tu disco y hacer lo que a ti te apetece. Eso se agradece y se refleja en el formato.

Y yo como público también lo agradezco, el ver que quiere contar, que dice. Eso mola mucho.

P – Y creo que también influyó la pandemia. Obligó a esa pausa.

Yo igual soy un poco viejuno, pero echaba de menos también ese disco que te tienes que escuchar en orden para poder apreciar todos los detalles del proyecto. Porque es el sentido que le dio el artista.

Y la pandemia obligó a frenar y también dio la oportunidad de hacer este tipo de planteamientos. Como resultado este año hemos tenido discazos. No recopilatorios de temas que hemos escuchado a lo largo de dos años.

Que eso me disgusta un poco la verdad.

Langui – Claro, que te encuentras dos canciones nuevas y el resto es el recap de lo que has sacado ya.

P – Claro, a mí me jode porque estoy escuchando eso y quiero pasar los temas porque ya llevo dos años escuchándolos.

Y eso me fastidia mucho porque ya no me puedo escuchar el disco en orden.

Langui – Claro, pero es tu gusto. Y los que venimos de una generación anterior estamos acostumbrados a eso y lo seguimos disfrutando. Yo lo veo normal.

También esto viene un poco dado porque antes había menos. Antes no podíamos llegar todos. Pero ahora hay una serie de canales a través de los cuales puede llegar mucha más gente. Y te pierdes porque el mar está lleno de peces. Antes eran peceras (Risas).

Te pierdes. Y muchas veces pecamos porque vamos a lo que más visualizaciones tiene, cuando a lo mejor no es lo que a ti te va a llenar más. Y todo lo demás se pierde porque no tiene esa repercusión.

Yo me desenchufé de las redes al estar con rodajes y proyectos. Y este cambio me pilló muy por sorpresa. Tenía dejadas las redes, el YouTube etc ... Lo bueno es que por todo lo que hago me abren las puertas en otros sitios.

Pero muchos compañeros me preguntan ¿Cómo lo haces? Porque ellos solo tienen dos entrevistas. Al final es el recorrido que tienes tras 20 años en la industria. Que los propios medios te buscan.

Desde 2018 hasta aquí la industria es totalmente diferente y ahora no se venden discos. Lo que mandan son las plataformas digitales. Yo me doy con un canto por vender 600 discos en la semana de salida. Cuando el que más vende son 900.

P – Totalmente de acuerdo.

Hay una cosa que nos ha llamado la atención de las colabos. Todas son espectaculares, pero me resulta llamativo el papel de tu hijo Hugo. Porque además este mismo año habéis colaborado en un corto ¿No?

Langui – Si y además en el corto Hugo se tuvo que ganar el papel. No está ahí porque yo sea su padre.

En el disco: Hugo no es mc. Pero le gusta interpretar. Lo que hace en esta canción, en este disco, es interpretar.

Ahora tiene 16 años, cuando nació yo ya era conocido y cuando íbamos a cualquier lado, a mí ya me paraban para sacar una foto. Porque eres una atracción más. Lo que quiero decir con esto, es que yo tenía el estudio de grabación en casa, hacía los deberes ahí. En Hola también colabora porque trasteamos. Porque está ahí y se pone a jugar.

Desde muy pequeño, con seis años, cuando llegábamos a un trato se ponía a trabajar, porque estaba acostumbrado a verme a mí en casa todo el día. Y tiene eso por la mano. Cuando tenía tres años grabé una canción con él, y a los seis años la saqué para Hola y salió Padre e Hijo.

En Espasticidad le pedí ayuda a Hugo porque yo iba a ser la espasticidad. Necesitaba una voz más esperanzadora. Y no podía ser yo, tenía que ser un crío o una cría que representase a toda esa gente, especialmente a la gente joven que afronta que tiene toda una vida por delante.

Y también a toda la gente que sufre esa espasticidad social. Que sufre esa rigidez. Que también necesita esperanza.

Se lo pedí a él, y el enseguida dijo “adelante”. Y él la llevó a su terreno, tenía sus propuestas, etc ... Se moja. Tiene criterio y da su 200%.

Lo mismo con Kase, en el estribillo no podía estar yo dando ese contrapunto. Siempre me venía Javi a la cabeza. Y le escribí, le expliqué el concepto, le desarrollé todo, y cuando supo de qué iba le presenté la comparación social y lo invité a participar.

P – Otra cosa que me moló mucho fue el tono del tema Hago lo que puedo. Es algo que se repite a lo largo del disco.

Es indudablemente esperanzador, pero está muy alejado de ese mensaje tan Mr Wonderfull, del positivismo tóxico. No hace falta maquillar la realidad, la crudeza del día a día, pero teniendo presente que hay posibilidades de tirar adelante con esfuerzo.

Langui – Me gusta mucho que digas eso, esa definición de no maquillar la realidad.

A mí me gusta mucho el cine de autor porque comparte eso, y de hecho en el corto Intentando cuando lo veáis, os daréis cuenta de que no hay música hasta el final. Porque si no no sería la realidad tal cual. Que es lo que me gusta a mí.

En el disco cuando aparece es porque a mí me sale así. Huyo de todo ese abrillantamiento para arrancarte un sentimiento. Intento transmitir como pienso realmente, como me verías si nos fuésemos a dar una vuelta al cine.

No quiero que nadie se lleve un desengaño si me conoce a mí en mi día a día. Aquí te voy a animar a seguir adelante, igual que en el disco.

Es como el egotrip, a mí me encanta escucharlo. Me encanta escuchar el egotrip de Tote por ejemplo. Pero a mí no me sale.

Lo intento, y tengo cosas así guardadas, pero luego no me veo. Aunque sea un juego. Porque es lo que es. Pero yo no me veo. Tengo cosas que digo “Coño Langui”. Un egotrip chulón. Pero luego no me veo diciendo eso.

No quiere decir que no haya que hacerlo, en otra gente me flipa. Pues eso, el Tote. Es verdad que de otros lo escucho y pienso “Oye, ¿Qué me estás contando?” (Risas). Hay gente que, aunque sea ingeniosa, si me está intentando vender que es el número uno ... No.

Pero volviendo al tema, no, no me gusta ese abrillantamiento. Yo soy un ignorante de la vida tío. Escribo muy desde el corazón, y creo que no tengo recursos como otros mc, y al final lo intento soltar muy visceral. Siempre desde muy adentro para intentar paliar los dotes de otros.

P – Aparte el rap es una musical muy personal y si tu haces un disco de doce temas super tristes, el resto va a ser pfff ... El egotrip es lo mismo, si en la primera rima no me creo que eres el mejor, esto no va a funcionar.

Langui – Y es que eso le pasa a muchos mc’s. En el primer tema, ¿Porque me estás diciendo que yo sí y tu no?.

Si no he escuchado nada tuyo, y en la primera canción no me ha entrado bien, algo cojea, es muy difícil que me entren las siguientes.

P – Totalmente.

Ya por cerrar, solemos hacer un pequeño apartado de promoció. Has comentado antes que sacaréis vinilos con un tema extra, ¿No?

Langui – Si, Miedo, con la producción de Niggaswing. En unos dos meses, o menos. En fábrica están tardando un poco.

Es que no quería que el disco llegase a 2023, así que lo hemos lanzado en 2022 y que el vinilo llegue más tarde sobre principios de febrero.

P - ¿En vivo veremos gira?

Langui – Si si. Lo que queda de invierno yo estaré encerrado con otros proyectos y preparando el directo.

Con Hola fuimos once músicos, fuegos en el escenario, atrezo ... Pusimos mucha carne en el asador. Apostando por la musicalidad. Me dio ese pellizco.

Antes nadie llevaba fuegos, por ejemplo. En USA sí, pero en España no, y costó, en los festivales se volvían locos porque no estaban acostumbrados, pero lo conseguimos. Y quedó una gira guapa durante tres años. Nos contactaron otros grupos porque querían empezar a hacer cosas así.

Con este disco no sé qué es lo que quiero hacer. Me tengo que encerrar y empezar a plantearlo con el equipo de cara a primavera y verano para los festis. En otoño ya haremos salas para ese público que quiera ir a verme a mi directamente.

P – ¿Y el cortometraje cuando sale?

Langui – Está ahora mismo en el circuito de festivales y la verdad me doy con un canto porque es la primera vez que dirijo e interpreto (aunque no quería hacer esto último) con un equipo impresionante, y poder estar ahí.

El reconocimiento ha sido muy bueno de momento. Solo el estar seleccionado entre todo lo que llegue ya es un premio, pero ya llevarse el premio de festivales a mejor corto o Hugo a mejor actor ... Muy contentos. Mucho.

El corto seguirá rodando hasta mediados del año que viene. Una vez acabemos, pues no sé en qué plataforma saldrá, la que lo compre, pero en alguna estará. Después de tanto reconocimiento, no es un corto para quedarse en un cajón.

Como si lo tenemos que soltar en YouTube. Pero bueno no creo que haya problema.

Y ojo, la canción Intentando, en el disco, es un homenaje al corto sin estar en él. El corto tiene una BSO, y a partir de ella hice esta canción para introducirla en el disco y que lo cerrase igual que la BSO cierra el corto.

P – Ósea que el disco está cargado de easter eggs (Risas). Que guay.

Nada, y con esto, muchísimas gracias por todo. Nos ha hecho mucha ilusión hacer esta entrevista con un referente como tú.

Langui – Nada, yo disfruto muchísimo además estando en contacto con las nuevas generaciones. Nunca dejas de aprender, y la gente que viene por detrás tuyo siempre te van a enseñar un montón.

P – Brutal, es un gustazo tener a gente como tú que piense así en el panorama y que apoye a la gente nueva. Muchas gracias de verdad.

Langui – Nada! Un abrazote.

Entrevista a El Langui: "La sociedad está espástica, estamos sometidos a una presión...