lunes. 20.05.2024

Hace unos días, la rapera canaria, que acaba de firmar un 2023 increíble con el lanzamiento de su primer álbum, TFN-MAD, un disco brutal por el cual está nominada en los IAMRAPAWARDS 2023 y que siguiendo su línea musical está cargado de crítica social y política, reavivaba uno de los debates más trillados de nuestro panorama con un nuevo argumento. 

Sara siempre se ha caracterizado por su aspecto crítico, característica que desarrolló ya desde su entrada en la máxima competición de freestyle del país, FMS, en la cual fue la única representante femenina, lo que le valió una presión desaforada por parte de buena parte del público, y ha desembocado en su abandono de la liga para centrarse en su carrera musical. 

La tinerfeña, en una entrevista reciente, comentaba que le preocupaba la pérdida de este aspecto crítico que ella tanto ha desarrollado en su música en el rap nacional, y levantaba costras con la siguiente afirmación: "Romantizar la calle provoca que incluso los fachas escuchen rap". 

Polémica servida

Las respuestas en redes no tardaron en llegar, como con casi todo lo que dice Sara Socas. Lo sorprendente fue ver respuestas de otros artistas, que si bien no la nombraban directamente, se referían claramente a esta afirmación de la canaria. Un ejemplo de ello, lo pudimos ver en el Threads (la nueva app de Instagram) de Elio Toffana

El de Aluche, todo un referente actual tanto por su carrera como músico y actor, afirmaba en esta red social que: "Es precisamente que no se hable de la calle lo que hace que los fachas escuchen rap". Una clara referencia a la afirmación de Sara Socas en la entrevista. 

Las respuestas en redes sociales por parte del público tampoco se han hecho esperar. Pudimos ver mensajes de "Si no hay calle, no es rap", "Los padres de Sara son profesores y arquitectos, no puede ser calle" y un largo, etc.

Nada nuevo bajo el sol

Todo este alboroto nos recordó bastante a la gresca entre El Jincho y Ayax, que se vieron en una muy similar. El primero afirmó en uno de sus polémicos vídeos que una persona que hubiese estudiado una carrera, automáticamente no podía hacer rap. Mientras que el segundo (con toda razón a nuestro parecer) contestó que esto era una supina tontería. 

Lo cierto es que en el caso que nos atañe, parece haber un pequeño malentendido con la afirmación de Sara Socas (como suele pasar con todo lo que dice). Y es que la canaria en ningún momento ha dicho que haya que separar la calle del rap. Sara ha advertido sobre los peligros de "romantizar" este contexto, un fenómeno muy en boga en los últimos años en nuestro país y que abandera el contenido de muchos artistas. 

Esa presentación del narcotráfico, la pobreza, y en general de vivir en un barrio caliente y salir de él a base de recrear al Chapo Guzmán, es lo que ha criticado Sara Socas, y ciertamente, consideramos que tiene toda la razón. Lo primero porque pierde el sentido crítico que el rap siempre ha tenido de forma inherente, las ansias de mejorar lo que nos rodea. 

En este sentido, tampoco hace falta ser Los Chikos del Maíz, podemos encontrar artistas muy buenos y con mucha influencia que hacen un uso crítico del género, y a los que nadie cuestionaría si son calle o no, como por ejemplo Ill Pekeño y Ergo Pro, los cuales se han desmarcado totalmente de esta tendencia, e incluso tienen temas en los que abiertamente critican el tráfico de drogas animando a los chavales a estudiar. No romantizan la calle, pero lo siguen siendo sin ningún problema. 

Si no eres de calle ... No eres rap

Por otro lado, estaría este filtro, esta vara de medir que muchos parece que quieren poner en el género, dejando pasar al mismo solo a la gente que es puramente calle. Solo se puede ser rapero en España si se es de calle, y ojo, eso implica al parecer haber nacido en un contexto rollito Trainspotting. 

A mí esto me parece una sincera tontería en un país como España, que cuenta con dos ciudades grandes como tal, Madrid y Barcelona, una serie de ciudades de tamaño medio, y una inmensa mayoría de superficie en la cual la población ni siquiera puede decir que tiene barrio. Hay gente increíble haciendo rap desde ciudades enanas, incluso desde pueblos. Hay muchísima gente que lo hace desde Madrid, pero no ha nacido ni crecido allí. 

¿De verdad debemos descartar todas estas propuestas musicales solamente porque no son de un barrio caliente, de una ciudad inmensa? Sinceramente, parece una completa tontería ... Y todo esto sin meternos al debate de que es exactamente "ser calle", concepto que, en muchos casos, está un tanto indefinido. 

Rap y fascismo

Ya por último, la afirmación de Sara que indica que todo este mensaje sobre la calle, facilita la entrada de público de ideales fascistas al género, criticada (sin haber prestado atención en detalle a la afirmación) por Elio ¿Cuál de los dos tiene razón?

Creo que la derecha se ha introducido en el público del rap en muchos casos, pero no porque no se hable de calle, como dice Elio. En un momento en el que están de moda las series de narcos, presentándolos como "héroes" populares, dudo mucho que a ningún calle-tano le importe el contenido de calle de un tema. Seguro que incluso al revés, les hace sentirse superduros y disfrutan de la canción sin problemas. A día de hoy, no parece un repelente vaya. 

Hablar de la calle, sin crítica, permite que este mensaje se convierta en un mundo imaginario más, en que cualquiera pueda introducirse sonoramente en él y disfrutarlo como el contexto que crea cualquier otra creación artística, que es a donde iba el comentario de Sara Socas, y donde coincido con ella. 

Por no hablar de que, queramos o no, el rap ya no es nuestro pequeño círculo de confort: Está de moda, y eso implica que cualquiera tiene acceso a él. Y esa falta de crítica, en muchos casos, lo hace precisamente más accesible, más permeable a este tipo de públicos. 

Hay que espabilar como escena

La romantización de la calle, en muchos casos, implica que los mensajes que se comparten asociados son de un carácter neoliberal y fundamentados en unos ideales que, sinceramente, poco tienen de antifascistas. Mensajes como el de El Jincho o Lopes, poco tienen de antifas, y son lo más "calle" que hay ¿No?

En resumen, este debate, es más viejo que la tana, y sinceramente, no parece tener mucho sentido, al menos en nuestro contexto sociocultural. España es un país de contrastes, y como tal, reducir toda una escena a una realidad, sería una tontería. No asumir que el género se está multiplicando en cuanto a sus contenidos y público, abrazando otras realidades e ideales, sería negar la realidad.

Si de verdad queremos que el rap vuelva a ser la música con los ideales que era a principios de los 2000, los artistas deberían tener menos debates por Threads, y dar más ejemplo en sus letras. 

Sara Socas reabre el debate: ¿Debe ser intrínseca la relación entre el rap y la calle...
Comentarios