domingo. 25.09.2022

¿Por qué triunfan tanto las plataformas de sesiones musicales?

Las plataformas de sesiones musicales proliferan actualmente ¿A qué se debe esto? 

A día de hoy, podemos encontrar en Youtube una cantidad ingente de plataformas cuyo contenido principal es el de presentarnos colaboraciones con diferentes artistas o sesiones, enmarcadas dentro de una estética concreta que viene determinada por la plataforma de turno. 

Algunas de estas plataformas acumulan visualizaciones en números ingentes, y la aparición de los artistas invitados en ellas, les puede suponer un incremento de notoriedad importante, e incluso llegar a sacarlos del anonimato musical, garantizándoles una carrera dentro de un mercado hipercompetitivo. 

El máximo exponente de este fenómeno es el del productor argentino Bizarrap, que actualmente ostenta números estratosféricos, pero podemos encontrar otras plataformas de renombre internacional como Tiny Desk o Colors, e incluso plataformas a nivel nacional como la de Gallery

Estas plataformas cuentan con hordas de espectadores que desean ver aparecer en la nueva sesión a su artista favorito de turno, pero ¿Por qué triunfa tanto este formato?

Música en clave de sencillez

Una cosa tienen en común todas estas plataformas: La sencillez. Las sesiones son fáciles de producir.

Tiny Desk consiste básicamente en grabaciones de mini conciertos en directo, por lo que una vez tenemos el concierto preparado, poco más esfuerzo queda por invertir. Colors o BZRP Music Sessions, pueden implicar un poco más de esfuerzo por el hecho de producir el tema en sí, pero seguimos ahorrándonos mucho esfuerzo en la producción de vídeo. 

El que los videos sigan una estética concreta, marcada desde un inicio y que sea marca de la casa, facilita su producción serial. Bizarrap graba en su estudio propio, donde la máxima complicación es coordinar tres cámaras. Colors usa un croma en el que únicamente cambia el color de una sesión a otra. 

El esfuerzo creativo de video se ahorra tremendamente, y con ello el tiempo, lo que permite plantear rápidamente la siguiente sesión. 

Esto no desmerece la calidad musical que sigue estando muy cuidada, pero en un mercado en el que lo visual vende tremendamente, este tipo de tips acelera y facilita mucho el proceso. Las plataformas, además, conforme han ido creciendo, han ido enriqueciendo sus formatos. 

Colors por ejemplo, acompaña sus sesiones con mini documentales sobre los artistas que sube a instagram, en los que comparte ideas relacionadas con el tema. Un detalle que a nosotros nos encanta. 

Lo serial vende, y vende mucho 

Además, estas plataformas se aprovechan de un fenómeno sociológico que está en auge: La adicción a la serialidad. 

Lo podemos encontrar en otras expresiones artísticas populares. Estamos en la época de las series, de Netflix, Amazon, Disney + etc., la serialidad, la continuidad, vende, y esa adicción al "que vendrá en el siguiente capítulo" está muy patente. Todos estamos pendientes de quién será el próximo invitado de Biza, ¿Será famoso? ¿Será un nuevo descubrimiento?.

Artistas como Villano Antillano o Quevedo han despegado internacionalmente gracias al argentino. Y clásicos como Nicky Jam o Residente han encontrado en estos seriales una nueva ventana en la que ampliar más aún público. Santa Salut internacionalizó el catalán con Un altre petó para Colors. 

Las plataformas abren camino, son el modo aleatorio del Netflix, y esto gusta obviamente. Incluso cuando la serialidad no nos aporta mucho más que otros formatos, podemos ver que triunfa mucho más solamente por ser periódica. 

Porque siendo sinceros, poca diferencia hay de un tema normal, difundido a partir de las redes de los propios artistas, que si lo difundimos a través de una de estas plataformas. Incluso hemos hablado de que ciertos elementos pueden ser menos espectaculares, como los vídeos. Y, sin embargo, la canción más escuchada de los últimos meses es la sesión de Quevedo y Biza. 

Nos gusta esa intriga final, igual que en Netflix no podemos evitar darle al botón de "Siguiente capítulo", y estas plataformas se aprovechan de este detalle aparentemente tonto. Esto no implica que las plataformas no nos gusten o no aporten, ya que muchas de ellas enriquecen nuestro panorama musical. 

Pero es gracioso el pensar que este simple detalle, esta única diferencia, les otorga el poder descubrirnos nuevos artistas que de otra forma no habríamos escuchado nunca. 

¿Por qué triunfan tanto las plataformas de sesiones musicales?
Comentarios