lunes 29/11/21

Bifo y su supuesta violación: ¿Qué revela sobre el mundo de las Batallas de Gallos?

Bifo y su supuesta violación: ¿Qué revela sobre el mundo de las Batallas de Gallos?
Bifo y su supuesta violación: ¿Qué revela sobre el mundo de las Batallas de Gallos?

"Luchar por los derechos de las mujeres a menudo nos convierte en sinónimo de que odiamos a los hombres. Solo sé que algo es cierto: necesitamos detener estos pensamientos

Emma Watson.

Mahatma Gandhi dijo una vez que "más que los actos de los malos, le horrorizaba la indiferencia de los buenos" y la verdad que no le faltaba razón alguna. Muchas veces, lo "malo" triunfa gracias al silencio cómplice de aquellas personas que no están de acuerdo con lo injusto, de ahí que sea importante no callarse cuando la situación lo requiere.

Soy muy consciente de que por este artículo pueden caerme muchísimas críticas en un sentido destructivo. Argumentos tales como "buscas fama", "te estás aprovechando de algo muy serio" o incluso insultos podrían llegarme, pero también sé que es muy necesario escribirlo. En el plano personal, os puedo asegurar que llevo varios días reflexionando sobre si atreverme a escribir algo así o no, habiendo llegado hoy a la conclusión de que hacerlo es un deber y de que hay más personas de las que parece esperando que sean varios los que se atrevan a hablar de la terrible verdad que ha sacado a relucir el "problema" de Bifo. Cada uno es libre de pensar lo que quiera, pero la verdad personal es esta. Solo espero que lo que se va a escribir a continuación sirva para hacernos reflexionar a todos sobre lo que, por desgracia, ha ocurrido dentro de nuestro querido mundo de las Batallas de Gallos. Dicho esto y esperando de todo corazón no ofender ni herir la sensibilidad de nadie, pasaré a mostrar lo que pienso sobre esta cuestión.

Para empezar, nos fijaremos en uno de los argumentos (defendidos con mayor o menor vehemencia) más repetidos por raperos y seguidores para defender el legítimo derecho a la presunción de inocencia e incluso para defender la inocencia de Bifo. Este argumento venía a decir que "hasta que el juez no se pronuncie no hay nada que opinar", el cual a veces ha llegado a estar apoyado en el de personas que aseguraban que "hay muchas denuncias falsas y esta puede ser una de ellas". En principio, el primer razonamiento puede parecer muy coherente y honesto, pero la realidad a veces puede chocar con las buenas intenciones. La realidad puede descubrirse si nos fijamos en el porcentaje de denuncias por violencia de género que son auténticas y falsas, pudiendo establecer probabilidades en función de los datos oficiales. Para saberlo, atenderemos a los datos proporcionados por el Consejo General del Poder Judicial, el cual asegura en un estudio que tan solo el 0,4 de las denuncias por violencia de género son falsas. Para asegurarnos, también podemos fijarnos en otro organismo oficial como la Fiscalía General del Estado, afirmando esta que entre 2009 y 2013 solo se registraron un 0,010% de denuncias por violencia de género consideradas como falsas. Aquí dejamos más información para que podáis comprobarlo por vosotros mismos:

Sabiendo lo anterior y por pura lógica (si bien hemos de respetar la presunción de inocencia del supuesto agresor), lo normal es considerar que las denuncias hechas por violencia machista son verdad en su práctica totalidad. No obstante, la reacción de la gente ante este asunto ha sido bien contraria. ¿Por qué? Además de pensar en la legítima presunción de inocencia, influyen otros factores tales como la total ignorancia de los datos reales sobre las denuncias falsas o la defensa de amigos de Bifo que o bien aseguran tener pruebas de su inocencia o bien no pueden concebir que alguien como él haya sido capaz de violar (al tener mayor relevancia pública es más fácil convencer a los seguidores y/o aficionados a las Batallas). Sin embargo, el más fundamental de ellos es la existencia de un claro machismo dentro del mundo de las Batallas de Gallos.

¿Por qué hablamos de machismo? lo expondremos primeramente al reflexionar sobre uno de los argumentos que también se han podido encontrar por redes sociales (en menor medida) para defender la inocencia del acusado o para explicar el por qué de que ahora se encuentre en la cárcel, siendo este el de que "la ley de violencia de género está hecha para favorecer a las mujeres contra los hombres". Visto tal argumento, hay que preguntarse por qué esta afirmación es verdad o es mentira, pasando a fijarnos en lo que significa violencia de género. La propia ley, aprobada en 2004 y considerada pionera en su momento, establece a esta en su propia formulación como "manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia", es decir, que se refiere a la violencia ejercida de los hombres contras las mujeres por el hecho de ser mujeres. Otro ejemplo de ello puede ser la definición de la propia Organización de Naciones Unidas, la cual la define como "todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada".

Aclarado el concepto, hay quienes pueden preguntarse por qué hemos de hablar de violencia del hombre sobre la mujer en lugar de violencia de cualquier tipo, siendo esto aclarado al fijarnos en la diferencia de asesinatos que hay de hombres a mujeres y de mujeres a hombres. Si atendemos a los datos oficiales del CGPJ, veremos que desde 2008 no se ha dado año donde hayan sido asesinados más de 10 hombres (en algunos casos fueron parejas o ex-parejas hombres), contrastando esto con la cifra de mujeres asesinadas en el mismo periodo de tiempo que no baja de 50 y que llega hasta casi las 80 en algunos años (hay datos que consideran que son incluso más) . Esta gran diferencia no es "porque sí" y tiene sus explicaciones y sus soluciones concretas, reflejándose las primeras en el machismo insertado desde hace muchísimo tiempo en la sociedad, y las segundas en esta ley que pretende solucionar un problema muy concreto: la violencia ejercida por los hombres sobre las mujeres. Por lo tanto, podemos decir que la ley contra la violencia de género está hecha "contra los hombres" (las comillas son importantes) por el simple hecho de que son estos los que no dejan de asesinar a decenas de mujeres cada año y no al revés. El propio derecho establece que ante situaciones desiguales han de establecerse soluciones que favorezcan a la parte discriminada, pues de lo contrario no se podrá resolver el problema. Aquí tenéis más información sobre los datos:

Pero el machismo no es solo el asesinato de mujeres por hombres, son todos aquellos comportamientos, actitudes, visiones del mundo, etc. que colaboran en poner en última instancia a las mujeres por debajo de los hombres, siendo estas maneras de ser en el mundo tan interiorizadas que no solemos ser capaces de identificarlas sin reflexionar antes sobre ellas, ya seamos hombres o mujeres. Para acabar con el machismo no solo hacen falta hombres concienciados con este problema sino mujeres que entren en los espacios controlados por hombres. Históricamente, los espacios públicos, visibles y de importancia siempre han estado llenos de hombres, lo cual hizo que estos espacios tuvieran la visión de los hombres y no de las mujeres mientras ellas estaban recluidas en los espacios privados como el hogar. Así y sabiendo que el asesinato de mujeres es la peor expresión del machismo interiorizado por todos y que para acabar con este hay que introducir la visión de las mujeres en los espacios controlados por hombres, podemos deducir que las Batallas de Gallos son espacios machistas por estar completamente controlados por las visiones de los hombres, y ya se sabe que los hombres defienden sus propios espacios y se defienden entre ellos, tal y como hemos visto tras lo sucedido con Bifo.

Como puede comprobarse, es el machismo lo que realmente se esconde detrás de la mayoría de las reacciones dadas por "el mundo batallero", además de una ignorancia sobre lo que realmente significa la violencia de género y los motivos de la propia ley así como los datos sobre las denuncias auténticas y falsas, cuestiones que son extremadamente graves ya que hay mujeres que son asesinadas año tras año sin que consiga frenarse tal barbarie. De hecho y para mayor desgracia del tema que nos ocupa, el Ministerio del Interior afirmó que se producían violaciones cada 8 horas:

Por todo lo expuesto y pese a que aún no se ha demostrado si Bifo es inocente o culpable, una de las cuestiones más graves de este asunto es todo el machismo que se ha manifestado tras conocerse la noticia de la presunta violación, el cual hemos expuesto en este artículo. Ante semejantes actitudes y argumentos propios de un mundo que hay que dejar atrás es imprescindible que haya personas que los critiquen y muestren la verdad. Sería extremadamente grave que un gran número de jóvenes aficionados a las Batallas de Gallos considerasen que hay muchas denuncias falsas o que las leyes favorecen a las mujeres por capricho, de ahí que sea necesario que todos aquellos y aquellas (con influencia pública o no) que somos conscientes de la realidad no nos callemos dentro de este mundo tan masculino como es el de las Batallas. El silencio nos hace cómplices, no lo olvidemos.

“Calificar a la violencia de género como un 'asunto de mujeres' es parte del problema. Da a una enorme cantidad de hombres la excusa perfecta para no prestar atención”.

Jackson Katz.

Escrito por: René

Bifo y su supuesta violación: ¿Qué revela sobre el mundo de las Batallas de Gallos?
Comentarios