martes. 06.12.2022

Que cada día se venden menos discos es una realidad, por ello los raperos cada vez se esfuerzan más en sorprender al público en ediciones de coleccionista físicas, que a pesar de tener un precio mayor que el de un disco normal traen consigo objetos apreciados como posters, pegatinas, USB etc.

Uno de los que se ha tomado muy enserio la creación de su álbum edición deluxe es el rapero alemán  SpongeBOZZ, un mc que en sí mismo es una historia trambólica: Nunca muestra su rostro, está obsesionado con Bob Esponja (ocultaba su físico bajo un disfraz del personaje), está enamorado de la coca y es un ACAB (anti-policía) en toda regla. El caso es que su último trabajo es cuanto menos una pieza de museo; se trata de un caja en la que presenta dos discos, Started From The Bottom y KrebbenKoke junto con un CD de instrumentales, poster y una bandolera, hasta aquí nada fuera de lo normal. Ahora bien, lo que realmente sorprende es que a parte de los anteriores objetos encontremos lo siguiente: un espejito donde poner la coquita, una falsa tarjeta de crédito para hacerte las rayas y un tubito para esnifartelas sin tener que utilizar el sucio billete de tu cartera que a saber por que manos ha pasado...

Y ahora, yo, como cerebro pensante, me pregunto tras ver todo esto... ¿Que cojones será lo próximo? ¿Discos hechos de cocaína? ¿Que te vengan tarjetitas dentro con el número de algún camello?

Se nos está yendo de las manos la cosa.

Historias Trambolica$h: Cuando la coca se va de manos, SpongeBOZZ.
Comentarios