jueves. 18.04.2024

Bewis de la Rosa es una artista de su tiempo, surge de un momento en el que la sociedad española busca volver a conectar con sus raíces, con sus músicas tradicionales y su etnografía, pero renovadas. Actualizadas con nuevos sonidos y incorporando nuevos elementos que permitan que estas tradiciones afloren en mitad del actual contexto cosmopolita y globalizado de Europa. 

Esta tipo de propuestas, le han dado un vuelco a la ruptura que hasta este momento arrastraba la juventud nacional con sus arraigos y tradiciones. Hacen que lo tradicional pase de estar en pleno proceso de decaída, a renovarse y encontrar una segunda vida entre elementos de música electrónica, rap y otras músicas urbanas. 

Donde lo viejo y lo nuevo se tocan

Un fenómeno que hemos visto calar hondo especialmente en las comunidades con nacionalismos históricos, ya que permite reafirmarse en las bases de estos, pero que sin embargo poco había tocado a comunidades de tradición más castellana, especialmente si además sufren el fenómeno de la España vaciada en sus carnes. 

Sobre este mejunje, este caldo de cultivo, surge Bewis de la Rosa, con su disco Amor Más Que Nunca. Una auténtica maravilla que bebe de todos estos nuevos inputs para renovar la tradición castellano manchega, y acercarla a un nuevo público, para revitalizarla y sacarla del olvido, siguiendo la estela de grupos como ZOO, Rodrigo Cuevas, Tanxugueiras, etc. 

Para comenzar, esta mezcla de influencias musicales, coge por sorpresa. Los mensajes, claramente arraigados en un concepto de protesta, de lucha y de ética, impactan como mazazos en nuestra cabeza. A la vez sin embargo el disco se construye sobre el concepto del amor y de que este es más necesario que nunca antes, una verdadera llamada al cuidado propio pero también al asociacionismo, a cuidar al progimo.

Todo esto, engarza con esa tradición castellano manchega que mencionábamos, para explorar escenarios sonoros a los que probablemente no habíamos llegado hasta el momento, llenos de contrastes, y que estamos seguros de que harán delicias del público que los reciba con la mente abierta. 

El peso de lo audiovisual para transmitir

Todo ello, se sustenta sobre un fuerte contenido audiovisual. Clips llenos de metáforas, de pequeños detalles y guiños que refuerzan el discurso desarrollado en el disco, aportándole nuevos significados y sobre todo ampliando esta imaginería etnográfica manchega, que atrapará al público oriundo de esos lares, y que nos permitirá a los de fuera zambullirnos un poco en una parte de nuestra cultura, de nuestra sociedad que hemos dejado caer en el olvido, muy desafortunadamente. 

En este sentido, se nota el bagaje de la actriz dentro de la danza y las artes escénicas, que permiten llevar todo este apartado visual a otro nivel, rizando el rizo para dotar al trabajo de esa esencia multidisciplinar y muy muy conceptual. 

No vamos a mentir sobre esto último. Amor más que nunca, puede ser un disco muy sesudo, en el que nos zambullamos con ganas de reflexionar. Pero esto no quita para que también pueda ser disfrutado como un trabajo musicalmente divertido y entretenido por cualquier tipo de público. Ahora eso si, recomendado 100% consumir la experiencia audiovisual completa, para no perder ninguno de sus matices y posibilidades. 

Un trabajo que lleva ya un año rodando, pero que nos llega ahora con toda la frescura de su salida, y que supuso la consagración de Bewis dentro de la música, de forma paralela a las artes escénicas, ya que es su primer LP. 

Os recomendamos esta propuesta por su carácter, su sentido de renovación y de representación de un momento que está viviendo en general la música española, pero también por la calidad de esta propuesta. 

Profundizando en la música: Bewis de la Rosa, fusión entre la tradición manchega, rap y...
Comentarios